¿Tienes un comercio?Te interesa

¿Tienes un comercio?Te interesa

Seguramente que tienes un comercio o te estás planteando comenzar esta actividad empresarial, y te habrán hablado de las obligaciones fiscales, laborales, sobre prevención, protección de datos, y alguna otra, que son obligatorias.

Pero…., cuidado¡¡¡, porque es posible que se hayan olvidado de comentarte que es también obligatorio el darse de alta en el Registro de Comerciantes.

No quiero que te asustes, porque realmente se trata de un trámite más administrativo que otra cosa ya que  los objetivos de este registro son:

  • Elaborar un censo comercial
  • Facilitar funciones de control y tutela
  • Poder definir políticas de ayudas públicas al sector comercial

Pero es importante su cumplimiento, porque como siempre, la omisión de un trámite administrativo tiene sus consecuencias, que la administración correspondiente te va a hacer llegar a través de sanciones, y nosotros estamos para evitarlo.

Por ello te voy a indicar qué se entiende por actividad comercial,:

“el ejercicio profesional de la actividad de adquisición de productos para su venta, incluidas las llevadas a cabo en ferias comerciales y sin tener establecimiento comercial permanente”.

Tu actividad se encuentra encuadrada en esta definición, pues comprueba que ya tienes hecho debidamente tu registro o procede a hacerlo de manera inmediata.

Si quieres un asesoramiento sobre esta materia, no dudes en contactar.

Comunicación con la administración

Comunicación con la administración

La ley 35/2015 obliga a que las comunicaciones con los entes jurídicos se produzca de manera electrónica con las administraciones públicas.

Ésta normativa afectaba a empresarios autónomos y sociedades, pero  ahora desde el pasado 2 de octubre esta normativa alcanza a los entes sin personalidad jurídica,  es decir:

  • Las comunidades de bienes
  • Las herencias yacentes
  • Las comunidades de propietarios

Hasta ahora estas entidades podrían presentar la documentación o los impuestos en formato papel, pero a partir de este momento para ellos también es obligatorio el hacer cualquier tipo de comunicación vía electrónica.

¿Qué no sabéis cómo se hace esto????

Pues muy sencillo, lo único que tienes que hacer el sacar a nombre de la entidad un certificado digital, a continuación te explico cómo.

  1. El primer paso es solicitar un código a través de la página de moneda y timbre

Que te van a solicitar el Cif de la entidad en cuestión y un mail donde os  van a                   mandar un código.

  1. El segundo paso será el validar este código en alguna administración pública, en este caso se tendrá que acreditar la personalidad jurídica y para ello habrá que presentar copia de escritura, estatutos, o acta de constitución.
  2. Por último habrá que descargar el certificado digital, usando el correo electrónico y la clave indicada inicialmente. Es muy importante instalarlo en el mismo equipo donde se solicitó.
  3. Una vez instalado el certificado digital en el equipo ya se podrá operar con normalidad y poder transmitir los modelos o comunicaciones necesarias, y por supuesto recibir las notificaciones que nos hagan.

Espero que os haya servido de utilidad la información indicada y si aún queréis ampliar la información no dudéis en contactar y estaré encantada de atenderos.

¿Qué hago si mi inquilino no me paga?

¿Qué hago si mi inquilino no me paga?

En este caso vamos a tratar el impago de un inmueble que se utiliza para vivienda habitual.

Es muy importante el indicar es que “el arrendador no tiene por qué soportar ningún retraso en el pago de la renta, puesta que ésta es la primera obligación del inquilino.”

En primer lugar hay que intentar comunicarse amistosamente con el inquilino para indicarle que debe alguna mensualidad o el importe de las rentas pendientes de abonar, la recomendación es que sea por escrito para tener pruebas desde el inicio en caso de que tengamos que tomar medidas legales.

Si este método fracasa, la segunda recomendación es mandar un burofax, para que quede constancia de forma fehaciente de la petición realizada, en este caso hay que ofrecer un plazo de pago voluntario para el inquilino, normalmente de un mes para ponerse al corriente.

Si este paso tampoco funciona el arrendador se debe plantear la vía judicial, aunque sea la menos deseada. Lo más habitual es que se reclame tanto las cantidades pendientes de alquiler como las rentas debidas, también se puede solicitar al juez que condene al inquilino al pago de las costas que le haya ocasionado al arrendador por la tramitación del procedimiento.

El coste medio de este procedimiento puede variar entre los 800 y 1200€.

La duración del proceso de desahucio puede estar entre los 4 y 8 meses como media.

Una vez presentada la demanda en el plazo de un mes el inquilino recibirá un documento que será el que admitirá a trámite la demanda y donde se fijará la fecha del juicio.

Las opciones por las que puede optar el inquilino son las siguientes:

  • Quedarse en el inmueble y no pagar. Habría que esperar a la fecha prevista del desalojo.
  • Contestar a la demanda, oponiéndose a la misma. Esperar a la celebración del juicio y ver la sentencia del juez.
  • Entregar el inmueble y no pagar. El arrendador puede seguir reclamando las cantidades debidas.
  • Pagar la cantidad debida y seguir en el inmueble. Finalizaría el procedimiento.
  • Pagar lo que debe y entregar el inmueble. Finalizaría el procedimiento.